¿Qué pongo en mi maleta para subir a bordo?

Mucha gente nos pregunta a menudo sobre qué tipo de barco es el más adecuado para ellos, para su ruta y su viaje. Pero una vez que han alquilado una embarcación, tienen clara la ruta, los puertos en los que fondearan, han mirado el estado del mar y que el buen tiempo les acompañe, muchos nos preguntan ¿y qué me llevo en la maleta?

Lo cierto es que se trata de una muy buena pregunta, no es lo mismo irse de vacaciones en un hotel que hacerlo en nuestros barcos. Es por ello que os vamos a dar algunos consejos para preparar el equipaje perfecto para salir a navegar.

1.- No vale cualquier maleta.

Esos preciosos y cómodos equipajes con ruedas, compactos y elegantes son perfectos para entrar en un hotel pero no para subir a bordo. Lo mejor es una bolsa plegable o una mochila. Que no pase nada si se moja y sobre todo que se pueda plegar para meter en cualquier rincón que encontremos de la embarcación para que no ocupe mucho espacio.

Y ya que estamos aprovechamos para decir que el equipaje sea ligero. Es decir, no tenemos mucho sitio en el barco y además iremos casi todo el rato en bañador. Por lo tanto, nada de llevarse medio armario de vacaciones.

2.- Proteger la cabeza.

Cuando nos metemos mar adentro, no hay sombra que nos cobije. Y como el sol aprieta y no queremos disgustos, necesitamos protegernos. Obligatorio por tanto una gorra, gafas de sol y crema solar.

3.- Camisetas, la prenda estrella.

Ocupan poco y sientan de maravilla: camisetas de manga corta deben primar en nuestro equipaje. Además, incluso podemos comprar alguna de recuerdo en algún puerto que visitemos. Si refresca siempre es bueno tener alguna camiseta de manga. Algún jersey por si hiciera más frío y una cazadora deportiva como último recurso.

Distintas capas que nos servirán para tener la temperatura deseada en el momento adecuado.

4.- Nuestro traje de gala: el bañador.

Un par de bañadores serán obligados a bordo. Será la prenda que más usaremos, pero mejor tener un par por si tenemos alguna desgracia o cualquier contratiempo. También podemos poner en el equipaje un par de bermudas o pantalones cortos. Ideales los que son largos pero se pueden convertir en cortos a través de unas prácticas cremalleras. Así si paseamos de noche y refresca los podemos usar y si hace bochorno utilizamos la versión corta.

5.- Nada de tacones.

Son elegantes y bonitos, pero a bordo no resultan nada prácticos. Para empezar, nada más subir a la embarcación nos descalzaremos y como mucho nos pondremos unas chanclas. Si se prefiere pueden ser cerradas para evitar dañarse con los múltiples objetos que hay en los diferentes rincones.

6.- Complementos

Y ya casi estamos. Tan solo faltará poner unos guantes para atar los cabos y el anclaje sin dañarnos las manos. Y evidentemente, quien quiera un pijama para dormir, que lo añada a la maleta. Y estaremos listos para empezar nuestra aventura en el mar, nos leemos la próxima semana, ¡Un saludo!


You May Like This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*