El sur del Caribe con BoatBureau

Navegar de isla en isla en yate, velero o catamarán es, sin duda, la mejor manera de disfrutar de todo el encanto del Caribe en un solo viaje. Te proponemos un itinerario por el arco insular volcánico que forman las Antillas. ¡Todo el sabor del Caribe en unas pocas millas!

DIA 1: Martinica – Santa Lucía (40 mn)
Al navegar las islas de Barlovento, escogemos Martinica como punto de partida. La pequeña isla de las Antillas Menores goza del sobrenombre “la isla de las flores”, aunque lo que más abundan sean las cañas de azúcar y los bananeros. La lista de hermosuras de este lugar es interminable: buceo, pesca, arrecifes de coral, manantiales de aguas termales, desfiladeros, selvas, terrenos montañosos… No te aburrirás. Si lo que buscas es relajarte y huir del bullicio, entonces tu lugar esta en el litoral sur. Antes de poner rumbo a Santa Lucía, es obligatorio fondear en la encantadora playa de Les Salines, ubicada en una de las zonas menos urbanizadas y masificadas de toda la isla.

DIA 2: Santa Lucía – Saint Vincent (54 mn)
Reconocerás Santa Lucía por sus dos iconos: las montañas Pitons, dos picos de 800 metros que emergen del mar, representados en la bandera del país como dos triángulos. Ésta es otra de las ocho islas independientes de las Antilllas Menores. En el pueblo de Soufrière encontraremos uno de los paisajes más espectaculares del Caribe junto a la ciudad-volcán Sulphur Springs. Los Jardines Botánicos Diamond y el Parque Nacional Isla de la Paloma, donde se encuentra el Fuerte Rodney -base militar británica-, son los dos atractivos turísticos más importantes, a parte de las iguanas que aparecen por doquier. Pese a la fama de las montañas gemelas, la más alta es el Monte Gimie, de 959 metros de altura.

DIA 3-4-5-6 I 7: Saint Vincent – Granadinas (9mn)
El mar nos llevará a través de una cadena de 600 islas. Primera parada: una de las islas caribeñas menos exploradas. Francia y Gran Bretaña se la disputaron durante el siglo XVIII quedándose en el país anglosajón, por lo que el inglés es el idioma oficial, aunque muchos lugareños hablan un dialecto criollo. Saint Vincent ha sido escenario de varias películas, como la playa de Wallilabou donde se rodó Piratas del Caribe. Al este del paraíso, en Kingstown, queda el hermoso jardín botánico fundado en 1753, que tiene entre sus tesoros un Árbol del Pan. El cangrejo, la langosta y el lambi (caracolas) son los productos estrella del mar.

Seguiremos hacia la Isla Bequia, la única que ha sido capaz de conservar prácticas ancestrales para la construcción de barcos en su astillero naval. Los pescadores locales siguen lanzando el arpón con la mano, probablemente sean ya los únicos del mundo. Podrás disfrutar también del santuario de las tortugas marinas de Old Hegg.

Un poco más hacia el oeste, llegaremos a Baliceaux. Otro paraíso con una amarga historia. Fue aquí donde el ejército inglés desterró a 5.000 caribeños tras la derrota del Jefe Joseph Chatoyer en la década de 1790. La mitad de ellos murieron en un campo de concentración; la otra mitad, fueron deportados a Honduras.

Navegando hacia la minúscula isla de Mustique pasaremos de historias de esclavos a historias de multimillonarios. Al islote, propiedad de la empresa Mustique Company -con 89 villas privadas y dos hoteles-, solo se puede acceder mediante embarcaciones o aviones privados. Y así lo hacen cada año Margarita de Windsor, Mick Jagger o David Bowie. Puesto que está permitido fondear en Britannia Bay, es interesante pasar como mínimo una noche. Si te gusta el Golf, en el Resort Raffles de la isla de Canouan tendrás la oportunidad de jugar en el Trump International Golf Club, uno de los campos de golf más impresionantes del mundo.

La máxima expresión del Caribe más virgen se encuentra en las islas de Mayreau y Tobago Cays. Podrás fondearlas libremente sin encontrar prácticamente ningún núcleo habitado. Casi todos los habitantes de Mayreau viven en una pequeña aldea llamada Old Wall, al suroeste de la isla. Mucho reggae, coloridas tiendas de ron local y una iglesia de piedra con dinteles rojos. Las playas de arena blanca y los arrecifes de corales los encontrarás en los Cayos de Tobago, cinco cayos deshabitados con fenomenales lagunas llenas de tortugas verdes, peces de colores y aguas cristalinas. ¡El sueño de cualquier submarinista!

Por último, zarparemos hacia la isla Unión, la más meridional de las islas Granadinas, y atracaremos en el famoso y ajetreado puerto de Clifton. A lo largo del año, se celebran varios acontecimientos dignos de presenciar: el Festival Maroon (en mayo) y, por supuesto, el Carnaval.

Así acabará esta realidad convertida en sueño. Un viaje lleno de romanticismo, relax, belleza y experiencia para los sentidos.


You May Like This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*