Guía para adentrarte en Formentera

A treinta minutos de ferri desde Ibiza, este trocito de isla de 12 millas de longitud está situada bajo el radar balear: No hay mucho más que arena blanca junto al mar cristalino. Pero lo que resulta curioso es que, aunque sea una islita pequeña siempre existen aquellos que la conocen bien: españoles bien informados, italianos estilosos y londinenses trabajadores de la industria de los media, entre otros. Aunque, los “chiringuitos” cambien de nombre de tanto en tanto, y las opciones de nocturnidad hayan aumentado no hace mucho, Formentera continua pareciendo a su hermana mayor, Ibiza, hace 40 años. La mayoría de sus visitantes vienen a pasar el día con ferri o con su yate privado, pero para apreciar la naturaleza tranquila y nada llamativa de la isla, quédate un par de días, alquila una “scooter” y disfruta de la natación en sus playas desiertas.

Restaurantes

Nunca sabes a quién te vas a encontrar en esta institución de Formentera: Juan y Andrea, en la Playa de Illetes. Fabuloso marisco fresco (mejillones, bogavante) y pescado fileteado con el justo toque de aceite de oliva son servidos en mesas de madera en la arena debajo una incongruente bandera de Pachá (entrantes desde 20€). En la Playa de Migjorn, el restaurante 10.7 tiene un menú fusión (gnocchi, satay, sushi), un ambiente de multitud juvenil con un look minimalista (entrantes desde 19€). Migjorn se convierte en el antagonismo de Flipper &Chiller, que tiene un interior rosa, helados y zumos en el bar a la derecha y un menú mediterráneo que incluye tapas, en el restaurante. Subiendo las escaleras, hay una cubierta con taburetes en forma de tumbonas de cuero blanco (entrantes desde 18€). Blue Bar tiene un Menú Med y es el lugar para irse a tomar un cocktail durante el atardecer. Pasada la medianoche la fiesta se traslada dentro en la habitación del espacio, que tiene una mesa de pool (entrantes desde 18€).

Playas

Las familias juegan a raquetas con calma, en la superficie del agua de sombra turquesa en la Playa de las Illetes, un tramo estrecho de arena blanquecina respaldado por dunas en el norte de la isla, con vistas a las rocas grises que sobresalen del océano. Los amantes de los deportes de agua pueden alquilar hobie cats y tablas de windsurf en una caseta en la parte norte de la playa. En la otra parte de la península, Llevant es una franja más amplia de arena blanca. No te preocupes en poner tu bañador en la maleta si vas a la Playa de Migjorn. La vestimenta es muy opcional en la mayor parte de la franja de arena, la mayoría de visitantes practican el nudismo.

Bonus

También puedes explorar la isla alquilando un yate. Y es que de hecho, la mejor manera de llegar a las cuevas clandestinas en las cuatro islas es mediante barco, en BoatBureau tenemos barcos de todas las tipologías anclados en cualquiera de los puertos baleares. Sólo tienes que escoger cuándo, dónde y con quién, y el barco te estará esperando.


You May Like This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*