Los secretos mejor guardados de Indonesia (parte II)

Indonesia comparte la custodia de Borneo, la tercera isla más grande del mundo, con Brunei y Malasia. Pero Indonesia afirma que hay dos tercios meridionales que forman parte de ella y lo llama Kalimantan. Tener conocimiento de que hay ciudades entorno a Borneo es una gran decepción, ya que el Borneo de nuestra imaginación, alimentado en gran parte por Eric Hansen, en su obra Extraño en el bosque, era un desierto poblado por guerreros tatuados y chamanes bailadores en trance.

La verdad es que, en gran medida, Borneo es uno de los lugares más salvajes del mundo y más antiguos que ha sido domesticado y modernizado; sus abundantes recursos naturales- oro, madera, petróleo y carbón – han sido explotados y sus ciudades están llenas de centros comerciales. Pero el Borneo de Hansen sigue existiendo: gran parte de la zona del Kalimantan queda cubierta por un antiguo bosque, hogar de las tribus Dayak, cazadoras de cerdos salvajes con lanzas envenenadas y cerbatanas de bambú. Hansen penetró ese mundo misterioso andando durante diez meses una longitud de 2.400 millas a través de toda la isla.

Borneo se forma junto con cuatro grandes ríos y sus afluentes incalculables, resultado de ello es que muchas de sus aldeas sólo son accesibles por barco. El Mahakam, con 610 millas de longitud, es el más masificado de los cursos de agua, y tiene toda la belleza escénica de una playa de estacionamiento de Costco. El río es ancho y plano y un color marrón verdoso sombrío, con barcazas que transportan enormes montañas de carbón que resoplan ocasionalmente llenando temporalmente el aire con un olor acre.

Si la idea es pasar por estos rincones por agua, no te puedes perder las casas flotantes. Se tratan de casas de madera, hechas a mano, pintadas de azul de estilo “espartano”. Cuentan con colchonetas en el piso superior para dormir y un cuarto de baño donde las duchas están formadas por cubos de agua de contrachapado de madera. Si tienes la oportunidad de poseer una canoa motorizada, puedes conocer a los pueblos ribereños forrados con aserraderos, almacenes y casas con techos de hojalata, cortinas de encaje y descomunales antenas parabólicas. El edificio mejor conservado de cualquier aldea ribereña es sin duda la Mezquita que a menudo comparte la misma paleta de colores alegres de las casas vecinas. La Mezquita en su mayoría posee una cúpula de plata que refleja el agua del río colores sepia. Estas cúpulas de plata llegan a ser tan populares que a menudo son vendidas en diferentes tamaños a lo largo de la carretera.

Dejando atrás los pueblos a la orilla del Mahakam te adentras en el lago color gris pizarra. Las orillas de este lago están llenas de árboles de palo fierro, con troncos retorcidos que consiguen reflejar largas sombras sobre el agua.

La siguiente parada es el pueblo de Mancong, el hogar de la tribu Dayak Benuag,. Hoy en día, los Dayak están más interesados en el cultivo del arroz y a cotejar turistas que por sus costumbres tribales. El pueblo de 600 personas posee una casa tallada preciosa que se usa actos religiosos, sirve como escuela primaria y da cobijo actos para los turistas. Este tipo de espectáculos son una fuente de ingresos muy importante para los aldeanos, especialmente en este pueblo donde conviven una gran cantidad de musulmanes, cristianos y animistas, ya que les sirve para mantener vivas sus tradiciones indígenas.

Directamente en Borneo no existen flotas de barcos de BoatBureau, pero si queréis llegar a esta maravilla des del mar, podéis alquilar en Indonesia y viajar a través de sus miles de islas hasta Borneo. ¡Es sin duda una de las vivencias más intensas que podréis vivir embarcados!


You May Like This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*