9 Consejos para navegar con niños de forma segura

Viajar en velero es uno de los placeres más maravillosos y relajantes que existen. Una experiencia aún más reconfortante es hacerlo con niños y ver lo bien que se lo pasan.

Hace unos días recibimos un correo con una serie de preguntas muy interesantes preguntando qué hace falta que hagamos para tener una fantástica y segura travesía familiar en uno de nuestros veleros, así que nos pusimos manos a la obra y aquí os dejamos unas pequeñas normas básicas y estrictas para que todo salga bien.

1. Antes de subir a bordo debemos poner el chaleco salvavidas a los niños y deben llevarlo en todo momento abrochado. Además de la flotabilidad en caso de caída al agua, también nos proporcionará una mayor visibilidad de dónde están en cada momento.

2. Al subir con los más pequeños enséñales el barco, dónde está el baño y cómo utilizarlo, qué es cada parte y cómo se llama en lenguaje náutico, cómo deberá moverse sin riesgos, qué instrumentos utilizaremos para navegar, los vientos que nos podemos encontrar, etc…

3. Si queremos evitar sustos innecesarios durante la travesía explicaremos al niño qué puede o no hacer a bordo, qué cosas puede tocar o dónde debe estar en cada momento.

4. Comprobar los arneses que podemos utilizar en caso de mal tiempo o de poca visibilidad para tener a buen recaudo y seguros a los niños.

5. A bordo no deberán ir a la proa sin la supervisión de un adulto, tampoco mantenerse lejos de la botavara, no acercarse a las barandillas y siempre estar supervisados. Los niños son imprevisibles.

6. A partir de 6-7 años (según el niño) ya podemos empezar a involucrarlo en pequeñas tareas náuticas: “llevar” el timón, “tirar” de la driza, “usar” la maneta del winche, colgar las defensas,… De esta forma mejoraremos sus sensaciones y auto seguridad.

7. Si el tiempo empeora debemos mantener a los niños a buen recaudo debajo de cubierta.

8. Si la travesía es un poco larga, deberemos pensar dónde deberán dormir. Una litera con una tela o una red de litera anti-balanceo puede ser una buena opción.

9. No convertir la bañera en un parque infantil con todos sus juguetes. Deberemos mantenerla siempre lo máximo de despejada.

Con todas estas normas aseguraremos tener una maravillosa travesía y crear en el niño sensaciones náuticas que le harán querer volver a navegar con nosotros.

Debemos enseñar a respetar el mar sin crear sentimiento de miedo. El respeto al mar es la mejor forma de disfrutarlo.


You May Like This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*