TOP 10 mejores lugares para bucear

Son muchas las razones por las que practicar submarinismo te cambia la vida. No solo porque compartes un nuevo espacio con una biodiversidad increíble, sino por la sensación de paz y tranquilidad que causa en tu interior. El buceo es más fácil, seguro y barato de que lo que crees; y es una buena manera de hacer nuevos amigos.

Además, amplía tus horizontes vacacionales haciéndote vivir experiencias inimaginables en un mundo el doble de grande. Ingrávido, etéreo y casi tridimensional. Tu vida nunca volverá a ser igual. Te dejamos nuestros 10 lugares favoritos para bucear.

1. La Gran Barrera de Coral en Australia
Es una maravilla del planeta: la mayor estructura de seres vivos que existe. Visible desde el espacio, esta fila de coral brillante parece más grande que la Gran Muralla China. Se encuentra junto a la costa de Queensland y se extiende unos 3.000 km (1.800 millas). Hay más de 400 tipos diferentes de coral; más de 1.500 especies de peces tropicales; rayas y delfines; cantidades ingentes de moluscos y almejas gigantes de 120 años de edad; 200 tipos de aves vuelan sobre los acerrifes y existen alrededor de 20 tipos de reptiles, como las tortugas marinas.

Además, la Gran Barrera de Coral figura, desde 1981, como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y no nos extraña, allí habitan especies en peligro de extinción, como el dugongo (sea cow) o la gran tortuga verde, y emigran las ballenas jorobadas desde la Antártica para reproducirse. Posiblemente, ésta sea la experiencia imaginable más espectacular para un submarinista.

2. El paraje subacuático de Koh Tao
Dicen que las playas tailandesas de Koh Tao son las mejores de todo el sudeste asiático. La vida bajo el mar le hace honor, por eso hay que saber cuáles son las mejores localizaciones: Japanese Gardens, Twins, White Rock, Sattakut Wreck, Green Rock, Chumphon pinnacle, Sail rock… Las costas del sur de la ‘Isla de la Tortuga’ son las más claras, la visibilidad llega hasta 20 metros sobre las formaciones de coral. Es muy fácil no perder detalle de la impresionante flora y fauna marina tailandesa.

Tanto al oeste, en las islas del mar de Andamán, como al este, en el golfo de Tailandia, las ventajas son únicas, sobre todo en el Parque Nacional Marino de las islas Similan, donde hay menos turismo y, por tanto, el fondo marino es más virgen. El ambiente más bohemio y hippie que en sus hermanas Koh Samui y Koh Pha Ngan, aglomeradas con sus grandes complejos hoteleros.

3. Islas Seychelles, lugar de enormes animales marinos
Las Seychelles son las maravillas del Índico. El paisaje natural marino que se esconde bajo sus aguas es diferente al que un buzo está acostumbrado. Encontrará impresionantes formaciones rocosas, estructuras coralinas y enormes animales, como las rayas pastinacas, además de especies exclusivas del Índico, como los peces hoja. En Otoño, el tiburón ballena es el amo del océano, tanto si haces snorkel como inmersiones. Entre tanto, bandadas de águilas de más de 20 ejemplares sobrevolarán tu embarcación.

4. Islas Baleares y su fauna entre barcos hundidos
Las Gimnesias (Mallorca, Menorca y Cabrera) y las Pitiusas (Ibiza y Formentera), además del grupo de islotes de su alrededor conforman las Islas Baleares españolas. En cualquiera de sus calas los buzos podrán disfrutar de buenas inmersiones, pero haremos unas breves recomendaciones.

En la isla más grande, Mallorca, hay oferta submarina para todos los niveles, expertos e iniciados. La bahía de Palma, es una reserva marina perfecta para los novatos, en particular la playa del Arenal. La ensenada, llegando a los 30 m de profundidad, alberga el 50% de los ecosistemas del litoral mediterráneo: praderas de posidonia, invertebrados varios, alevines de peces y fondos arenosos de moluscos, crustáceos y equinodermos enterrados, es decir, estrellas de mar. Existen 24 comunidades de hábitats bentónicos y unas 340 especies de algas y peces. En la Bahía de Pollença vale la pena navegar hasta la hermosa playa de Cala Varques, ya que solo podremos acceder a pie o en barco, lo que ha hecho que de su conservación algo excepcional.

Menorca es la isla de los iniciados y las inmersiones nocturnas, especialmente en la Cala En Forcat, hacia el norte de la isla. De las zonas más importantes es la Illa de l’Aire con sus Galerías de Coral con paredes cubiertas anémonas y un barco hundido en 1.880.

Ibiza, por su lado, es un mar de cristal debido a la posidonia que rodea la isla. Las doradas, los pulpos, los meros y las barracudas las encontraremos en los islotes de Margaritas, Pallaret o Conejera nadando entre barcos hundidos. El Don Pedro es uno de ellos. De las playas ibicencas no puedes olvidar Ses Salines, entre el sur de Ibiza y el norte de Formentera, Reserva Marina (1998) y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (1999).

5. Los atolones de Maldivas
Esta cadena de más de 1.100 islas al suroeste de la India, cuenta con una de las zonas de arrecifes de coral más ricas del mundo. ¡Hay más de 3.000! Sus cálidos mares de agua cristalina permiten divisar los peces hasta cincuenta metros de profundidad. La visibilidad es perfecta durante todo el año, incluso durante los monzones. Allí habitan más de mil variedades de especies marinas y otras tantas criaturas submarinas, cobijadas bajo un manto de 4.000 metros de profundidad. Se pueden encontrar desde gambas, grupos de peces nadadores y bancos de barracudas hasta morenas, mantas y tiburones.

6. Los tiburones de Nassau
Las Bahamas han puesto de moda el buceo entre tiburones. Jaquetones manchados, jaquetones toro, tiburones nodriza, tiburones martillo gigantes, tiburones de los arrecifes del Caribe… Los buceadores podrán nadar entre ellos, ya que se comportan de manera amistosa, en las azules aguas de sus puntos favoritos: los cayos de Exuma, los arrecifes exteriores de las islas Ábaco y las profundidades de Nueva Providencia. El encuentro con un tiburón es, sin duda, una de las experiencias más impresionantes que uno puede vivir. En un sola inmersión, un momento inolvidable.

En la Isla Gran Bahama las vistas son impresionantes solo con navegar sobre las superficies de los arrecifes de coral. No obstante, el gran espectáculo marino lo protagonizan los delfines. Existen muchas agencias que os pondrán en contacto directo con estas increíbles criaturas, que se dejarán acariciar, besar, hacerles girar y hasta jugar con ellos.

7. Varadero, un balneario bajo el mar
El entorno tropical de Varadero no tiene rival en toda la isla de Cuba. Sus 20 km de playas de arena blanca y fina que descienden sobre la plataforma submarina atravesando sus cálidas (24°) y transparentes aguas te sumergirán en barreras coralinas y cuevas inundadas. Te harán descender por paredes tapizadas de coral y te transportarán hasta barcos hundidos casi inexplorados entre peces exóticos y bellos tiburones. La cueva de Saturno, por ejemplo, alberga un caverna de estalactitas y estalagmitas a 20 m de profundidad, donde se pueden encontrar peces y camarones ciegos. Las Mandarinas, a 15 m, destacan por sus meros y morenas pero, especialmente, por los peces multicolores de los arrecifes, como los peces ángel y los peces loro. Si lo que te gustan son las variedades de coral, en la Playa Coral tienes más de 30 tipos, cuyo contorno forma cuevas y canales llena de fauna marina.

8. La volcánica Santorini
Que las islas griegas seducen no es ningún secreto. Lugar de maravillas culturales es también lugar de maravillas naturales. Miles de islas reducen la frontera entre el Mar Mediterráneo y el Mar Egeo convirtiendo sus profundidades en rutas marinas de incalculable valor. Santorini es una de las islas claves para los amantes de los tesoros submarinos. Su fondo esconde restos de antiguos naufragios, contiene cráteres de viejos volcanes y singulares cuevas con colorida vida marina.

9. El Great Blue Hole de Belice
El círculo casi perfecto conocido como Great Blue Hole a lo largo del Arrecife Lighouse, a 100 km de  Belice, fue la entrada a un sistema de cuevas que quedaron inundadas durante las últimas glaciaciones. El gran agujero es célebre, en parte, gracias a Jacques Cousteau, quien dijo haber estado en uno de los diez mejores lugares de buceo del mundo. Una camada de tiburones patrullan habitualmente sus orillas, pero son las esponjas, las barracudas, los corales y los peces ángel quienes lo custodian.

10.Riviera Maya e Isla Mujeres
En la carretera 400 paralela a la costa caribeña de Quintana Roo, en México, se encuentra la Riviera Maya. Además de su pasado maya, la zona guarda secretos y tesoros sumergidos ideales para disfrutar en grupo, especialmente con amigos amantes del buceo. El Sistema Arrecifal Mesoamericano que se expande a lo largo de las costas esconde un fenómeno natural subterráneo formado por cuevas de carbonato, debido a la combinación de aguas dulces y salinas.

Los cenotes y sus sistemas de ríos subterráneos presumen de ser una de la experiencias más increíbles del mundo. Sus aguas cristalinas te sumergirán hasta un espectáculo de luces filtradas a través de los antiguos árboles de la jungla maya y te guiarán hasta cuevas de estalagmitas y estalactitas. Si te adentras en el océano, disfrutarás de la segunda barrera de coral más grande del mundo; penetrarás en barcos naufragados como el Ultrafreeze y el Buque naval; atravesarás paredes rocosas y hasta podrás bucear junto a tiburones y tortugas marinas.

En Isla Mujeres hallarás el hogar de grandes escuelas de peces que te acompañarán hasta La Cruz de la Bahía, una enorme cruz de bronce sumergida en conmemoración de los 140 años de la fundación del poblado de esta pequeña y encantadora isla.

¿Te apetece bucear? Entra en la web de BoatBureau y escoge el barco que te llevará a vivir una de las experiencias más emocionantes que existen.


You May Like This

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*